[REQ_ERR: 401] [KTrafficClient] Something is wrong. Enable debug mode to see the reason. Modales en Partidas

Modales en Partidas

Aunque ahora no hay escena de serie o película medieval sin su banquete guarro ni su pollo asado engullido a mordiscos, la sociedad de aquellos tiempos era más civilizada de lo que solemos pensar.

Al menos la que quería distinguirse de la plebe y no tenía que preocuparse de si habría qué comer sino de cómo comerlo. Dentro de su simpleza, estas reglas de cortesía eran la cúspide de la buena educación de su época, según la tecnología e higiene disponibles. A medida que pasó el tiempo y fueron cambiando las circunstancias sociales, las buenas maneras se fueron haciendo más complejas.

Hicieron falta nuevas normas para separar al rey de los nobles, a los grandes aristócratas de los menores y a los religiosos de los laicos. Cada vez fue más habitual disponer de plato, vaso, servilleta y cuchillo individuales y de distintos materiales, de modo que hubo especificar sus usos, a la vez que se daba mayor importancia a la higiene, la privacidad y el decoro.

En el Libro de la orden de caballería de la banda de Castilla recomienda a los caballeros no comer manjares sucios y nunca sin manteles, a no ser que se tratara de fruta o estuvieran en guerra. Se esperaba que una mesa decente estuviera cubierta con un mantel grande y otros más pequeños que marcaban el sitio de cada comensal, con una especie de servilleta común que colgaba del borde de la mesa y en la que todos se podían refrotar alegremente las manos.

Los antiguos griegos usaban para limpiarse las manos apomagdalia o miga de pan que luego se daba a los perros, y los romanos tenían paños grandes y pequeños sudaria y mappa. El maestresala, encargado principal de los banquetes, llevaba la servilleta —del tamaño de una toalla de manos actual— sobre el hombro izquierdo, y el resto de criados en el antebrazo.

Las ofrecían cada vez que el invitado comía o bebía, y se cambiaban con cada nuevo plato o servicio. Así se puede ver en el cuadro Las bodas de Caná Paolo Veronese, , donde también vemos los cuchillos pequeños o cañivetes que servían para pinchar la comida.

Aún no se estilaba el tenedor, pero tampoco penséis que aquello era una rebatiña cochiquera. Había cucharas, por supuesto, y los banquetes elegantes eran siempre atendidos por un trinchante que cortaba y repartía la carne en trozos pequeños para que los comensales tuvieran que usar su cuchillo lo mínimo.

Los pedazos o tajadas de carne se servían sobre rebanadas de pan para no pasarlos con las manos, y los platos -que se daban solamente a los invitados más importantes- se traían tapados de la cocina, cubriéndose con un paño cada vez que el servido bebía, no fuera a ser que se salpicara la vianda.

El tenedor existe desde la Antigüedad, aunque entonces se usaba la llamada fuscicula sólo como utensilio de cocina y servicio, para sujetar la comida mientras se cortaba. Con dos dientes y forma de horquilla se conservó en Oriente Medio y en el imperio bizantino, de donde volvió a Europa en el siglo X gracias a las princesas de Constantinopla Teofania Sklerania , esposa del emperador del Sacro Imperio Romano Germano Otón II, y Teodora Ducas, mujer del dux de Venecia Domenico Selvo.

San Pedro Damiano, testigo de los caprichos de la duquesa, los condenó y afirmó que debido a tanta tiquismiquisería Teodora sufrió en su vejez una enfermedad tan asquerosa que nadie la podía atender, en castigo a su soberbia. Puede ser que lo que le pareciera mal a Damiano fuera que el tenedor fuese de oro y no su uso en sí, pero de todas maneras se entendía que la comida era un regalo de Dios y llevarla a la boca con un instrumento de metal era casi profanación.

Pese a su fama de mala pécora, a Teodora se debe la implantación del tenedor en Italia, donde se hizo muy popular porque facilitaba mucho la tarea de comer pasta. El forchette italiano pasó a la Peninsula Ibérica llamándose forqueta antes que tenedor. Con la punta que tenía en el mango se pinchaban moras, nueces, dulces o jengibre.

La broca tridente servía para sujetar la carne que se debía cortar o cualquier otra cosa que necesitara de un agarre firme. No se usaban para todo, pero los tenedores ya comenzaban a asomar la patita en las mesas de los ricos.

Los cubiertos eran caros y frecuentemente se heredaban, figurando en inventarios y testamentos como los de Felipe II, quien ya lo usaba frecuentemente. También lo utilizó su padre Carlos V, y ambos aparecen en un banquete imaginario pintado por Alonso Sánchez Coello en blandiendo tenedor.

También podemos ver en el mismo cuadro cómo todos los reales comensales tienen plato de metal y la caterva de sirvientes que les atienden. Entre ellos y con la servilleta en el hombro, el duque de Alba. Servir la mesa del rey eran uno de los mayores honores, y la etiqueta borgoñona traída por Carlos V de Flandes estableció reglas muy estrictas que debían observarse en la mesa.

De cualquier alimento o bebida servida al monarca se hacía salva —probarlo y comprobar que no estuviera envenenado o en mal estado—, besando la servilleta y el pan que se le ofrecían y sirviéndole el vino de rodillas.

Los buenos modales eran indispensables si se quería medrar en la corte, y el humanismo renacentista comenzó a dar importancia a la civilidad y urbanidad. En apareció el libro El cortesano del diplomático Baltasar Castiglione, y en Erasmo de Rotterdam publica De la urbanidad en las maneras de los niños De civilitate morum puerilium en el que hay varios capítulos dedicados a los banquetes.

En aparece El Galateo español , traducción y adaptación de Lucas Gracián, secretario de Felipe II, de Il Galateo , el libro de etiqueta más popular de la Europa en aquella época. En él se sigue hablando impúdicamente de vómitos y mocos con gran sentido del humor.

Servían pues los modales para distinguirse del vulgo, y de esa manera las reglas de protocolo comenzaron a ser objeto de la aspiración de la burguesía y clase media en los siglos XVIII y XIX. Los manuales de cortesía y buenas maneras se convirtieron en éxitos editoriales y en la llave para alcanzar una posición social mejor.

En aún se comía en gran parte con las manos, pero sólo con tres dedos de la mano derecha, usando el cuchillo para partirla. Hacia , todos los libros de educación infantil incluían normas de urbanidad y cortesía que los niños debían aprender para desenvolverse en sociedad. Aunque se consideraba que los melindres excesivos eran cosa de mujeres, el protocolo era ya muchísimo más sofisticado que en los siglos anteriores.

La sofisticación había llegado a un punto en el que había vajilla, cristalería y cubertería específica para distintos alimentos y no había nada más mortificante ni paleto que demostrar el desconocimiento de su uso.

No sólo había que saber comer y beber con urbanidad, sino ser buen anfitrión e invitado. Esto implicaba conocer cómo había que agradecer o extender una invitación, cómo aceptarla por escrito, dónde sentarse, qué tipo de conversación entablar, cuándo levantarse, cómo trinchar o servir y cómo ordenar a los criados, en caso de que los hubiera.

Los distintos servicios que progresivamente se fueron imponiendo a la francesa, a la rusa, a la inglesa, buffet también implicaban saber por qué lado se servían los manjares, si el comensal cogía su propia porción de la mesa, de una fuente que se iba pasando o si se servía el alimento ya emplatado.

Un verdadero estrés. Se esperaba que el dueño de la casa trinchara las carnes y que su mujer sirviera la sopa, pasando los platos de mano en mano primero a las mujeres y después a las hombres, que estaban sentados en orden jeráquico a izquierda y derecha de los anfitriones que ocupaban los extremos de la mesa en cercanía según su importancia.

En La joven bien educada ya se prohíbe terminantemente tocar ningún alimento con los dedos, al igual que introducir el cubierto individual en ningún otro plato que no fuera el propio.

SI ahora se ponen cuchillo y cuchara a la derecha del plato, y el tenedor a la izquierda, entonces todos los cubiertos se colocaban a la derecha, y el pan y la servilleta a la izquierda. A principios del siglo XX se dan por conocidas las reglas más básicas de las buenas maneras y los libros de etiqueta no se molestan ya en hablar de cómo sujetar el cuchillo y el tenedor.

Cinco siglos de continua evolución del protocolo se aprenden en pocos años, siendo niño, y los consejos rizan el rizo estableciendo incluso la temperatura ideal del comedor. En esa época se alcanzó en España la máxima locura y complejidad del buen comer, tal y como vemos en un artículo de la revista Hojas selectas del año Titulado El arte de comer, dedica diez fotografías y varias páginas al espinoso asunto de cómo comer langosta, ostras, pescado con ¡dos tenedores!

Después de eso, la etiqueta se fue relajando a lo largo del último siglo, eliminando los elementos y cubiertos superfluos y simplificando el servicio. Nuestras reglas han cambiado, y se ve incluso como una exageración el usar cubiertos para comer ciertos mariscos, espárragos, fruta, pasteles o pizza.

La etiqueta sigue cambiando y nosotros la haremos evolucionar igual que nuestros antepasados. Eso sí: siéntate recto, no rebañes la salsa y no apoyes los codos. Ya lo decía Alfonso X. Y las abuelas, que en la mesa mandan casi más.

Es un acto de proximidad, respeto y buena educación. Al final, no deja de ser un trabajador del centro que practica un rol concreto. Debemos saludarle antes de iniciar las partidas, intentando no empezar una extensa conversación que pueda modificar la práctica normal del juego.

El crupier agradecerá esta muestra de complicidad, generando la atmósfera idónea que siempre debemos intentar dibujar. Es importante recordar que, antes de iniciar una ronda de apuestas, es necesario haber canjeado nuestro dinero por fichas de ruleta. Cuando este movimiento ya se haya realizado, podemos empezar a tomar decisiones sobre nuestros movimientos futuros.

Las fichas deben ser tratadas con respeto, y estamos obligados a posicionarlas de forma adecuada sobre la mesa. Tampoco podemos abandonar la ruleta cuando así lo estimemos oportuno y debemos seguir las pautas que va marcando el crupier.

Una de las normas básicas que debemos seguir es que no se pueden modificar las apuestas cuando ya hemos cerrado el movimiento. Llevar a cabo este acto modifica diametralmente las pautas básicas del juego, pudiendo derivar en un malestar global que rompa las normas de etiqueta de la ruleta.

Cabe destacar que la ruleta es un juego basado en el azar, y que se pueden generar pérdidas o ganancias de forma totalmente aleatoria. Existen varios métodos que racionalizan nuestros movimientos, como el Paroli o el Martingala, pero su aplicación no asegura ganancias.

Debemos basar nuestros movimientos en la racionalidad, evitando cualquier acción que encuentre su origen en un pensamiento impulsivo. Si hemos conseguido beneficios en nuestras jugadas, podemos optar por ceder una propina al crupier. Se trata de un acto de buena voluntad y de deferencia.

Sin embargo, no es un movimiento que esté permitido en todos los centros y es mejor consultarlo antes de que la situación pueda derivar en un problema. Siempre es agradable que valoren tu trabajo, y agradecer al crupier y al resto de participantes su compañía es siempre un gesto que nos hace mejores personas.

Nuestro comportamiento en la mesa debe ir en concordancia con las reglas de etiqueta que aquí hemos expuesto. Hay que evitar también los temas de conversación que puedan generar conflictos y disturbios, intentando mostrar algo de empatía hacia el resto de participantes.

Pautas que demuestran que tenemos una buena educación. Skip to content. Inicio Aprende Ruleta Las Reglas de Etiqueta de la Ruleta: Cómo Comportarse y los Buenos Modales. Leer anterior Leer siguiente. Más Visitados. Todo lo que necesitas saber sobre el RTP Comprender la estrategia Fibonacci de la ruleta 12 mayo Leer más.

En Tendencia. La Física en la Ruleta 14 marzo Leer más. Métodos de Calibración para la Ruleta: Asegurar el El Sistema Pivot en la Ruleta: Explicación y Terminología sobre Ruleta: Todo lo que Tienes que Ruleta Live o Ruleta en Vivo: ¿Cómo se De las Pantallas al Slot: Rick And Morty Ted: de la Gran Pantalla a las Slots 19 marzo Leer más.

Los Errores a Evitar en un Casino 18 marzo Leer más.

Modales en las partidas. Aquí podeu dir la vostra. Que podem fer per milllorar aquest cassinet virtual? Moderadors: samadona, lafaltaenvide. 6 entrades Cuando nos encontramos en el transcurso de una partida, debemos mostrar un comportamiento adecuado. Que nuestros gestos, formas y palabras sean No metas la mano en el plato. Límpiate con la servilleta. No apoyes los codos. ¿Desde cuándo existen estas normas en la mesa?

Modales en Partidas - Missing Modales en las partidas. Aquí podeu dir la vostra. Que podem fer per milllorar aquest cassinet virtual? Moderadors: samadona, lafaltaenvide. 6 entrades Cuando nos encontramos en el transcurso de una partida, debemos mostrar un comportamiento adecuado. Que nuestros gestos, formas y palabras sean No metas la mano en el plato. Límpiate con la servilleta. No apoyes los codos. ¿Desde cuándo existen estas normas en la mesa?

Aunque resulte tentador darle una mordida para probar lo crujiente que esta, debes irlo partiendo con los dedos en pequeños trozos que quepan en la boca.

Si tienes la costumbre de cortar tu comida antes de llevarla a tu boca para facilitar esta tarea, te tenemos malas noticias.

Lo que debes hacer es cortar solo la parte que te llevarás a la boca o serás mal visto. No te preocupes, sólo recuerda que debes hacerlo de afuera hacia adentro.

Esto quiere decir que el tenedor y el cuchillo que encuentre más a la izquierda y derecha, respectivamente, serán los que ocupes para el primer tiempo, mientras que los que queden mas pegado al plato serán para cortar la carne.

Si vas a seguir comiendo, debes dejar los cubiertos apoyados en los lados del plato, pero si ya terminaste debes poner el cuchillo y tenedor juntos al interior del mismo; de preferencia marcando las seis y media. A estos modales se suman los de toda la vida que son: no comenzar a comer antes que el anfitrión, no beber antes o después de masticar, y comer con la boca cerrada.

Últimas Noticias Nacional CDMX Rumbo al En Vivo Estos son los modales que debes tener en la mesa. Créditos: Especial. Por Redacción. La urbanidad en crisis. Cómo cruzar las piernas de forma correcta. Cómo colocar las piernas cuando estamos sentados. Cruzar las piernas de forma elegante.

Cómo mejorar nuestra comunicación con los demás. Inteligencia emocional con vídeo. La cortesía como forma de participación social. Consejos para que los tímidos dejen de serlo con vídeo. Redacción Protocolo y Etiqueta.

Se lee en 5 minutos. Lo que más nos separa a los seres humanos es no saber escuchar. No siempre hay que escuchar solo con el oído.

La comunicación es una de las habilidades más determinantes de nuestra vida, por no decir que es la más importante. Escuchar no es lo mismo que oír. Escuchamos poco, en general Si nos fijamos bien la mayoría de la gente escuchamos poco o no sabemos escuchar bien.

Muchas personas saben o conocen a las personas que no nos escuchan, pero no a toda la gente que no sabe escuchar se lo decimos.

Por eso es importante que nos lo digan para que podamos esforzarnos en aprender a escuchar. Puede ser un punto de partida para cambiar de actitud.

Si preguntamos a la gente la mayoría nos va a responder que sabe escuchar. Pero una cosa es la buena intención y otra la realidad. Los gestos son los que nos dan el mensaje y nos transmiten si una persona nos escucha o no. Las palabras nos van a decir pocas cosas.

Te puede interesar: Cómo prestar atención. Escucha activa Escuchar con los ojos es buscar todo aquello que no nos dicen las palabras. Pero no solo la mirada también la posición o la postura del cuerpo pueden darnos mucha información.

Esta habilidad social la podemos adquirir poco a poco siendo un poco observadores. Podríamos decir que es casi imposible, pero puede que haya alguien sepa cómo hacerlo. Puede que tenga algún entrenamiento. Pero es fácil que haya algún pequeño gesto que nos pueda delatar. La persona que engaña bien se cree sus propias mentiras.

La falta de atención se puede percibir cuando alguien se distrae con facilidad con su teléfono móvil, con su ordenador, con la gente que se mueve a su alrededor, etcétera.

La sinceridad puede estar sobrevalorada cuando puede hacer daño a los demás Autismo social: no escuchar bien No aprendemos nada hablando, aprendemos escuchando. El que no escucha bien no se relaciona con la gente. Hay gente que solo se relaciona con los demás hablando, sin estar interesado en el verdadero intercambio que es hablar y escuchar.

La posición corporal también puede 'delatar' a una persona. Si entramos en una reunión o vamos a una casa a hacer una visita podemos saber si una persona está abierta a escucharnos o no por su manera de estar sentado. html Ferrán Ramón Cortés invitado del estupendo programa de RTVE "Para todos la 2" nos ofrece una serie de estupendas sugerencias para desarrollar la habilidad de escuchar.

Etiquetas Comunicación y protocolo Consejos-Sugerencias Etiqueta conversaciones protocolo. Su opinión es importante. Citas Célebres A las personas se las reprende en secreto y se las alaba en público.

Otra Cita. Preguntas con Respuesta. Contenido Relacionado. Los regalos tienen como finalidad sorprender y agradar a la persona que los recibe. Por este motivo, deben ser adecuados al momento, el motivo y el destinatario de ese regalo. Inspirar estima y consideración, tal es el gran objeto de la urbanidad; porque sin este tesoro las relaciones sociales serian una abyección y un suplicio.

Los actos generosos suelen beneficiar no solo a la comunidad sino también a las personas que los hacen. Nuestros gestos y nuestros movimientos comunican. Las manos son muy importante en la comunicación no verbal y gestual. Gracias, es el sustantivo plural de la palabra 'gracia'. Se utiliza como expresión para agradecer algo a una persona.

Las formas o los modales cultivados no reprimen las emociones, sólo las reconducen, con el objetivo de mostrar que la compañía de los otros no nos es del todo indiferente.

Salir de viaje implica algo más que visitar nuevos lugares. Hay que tratar de conocer algunas de las costumbres sociales más habituales que pueden ser de utilidad.

El trato cortés y considerado en nada disminuye la personalidad ni la jerarquía de mando de quien las ostenta. Cruzar las piernas cuando estamos sentados no debe hacerse de cualquier manera. El lenguaje no verbal puede decir muchas cosas sobre nosotros.

La comunicación es una forma de establecer un 'vínculo' con otras personas por medio de palabras, gestos o acciones. En la tradición occidental, se habían admitido dos vías de participación social complementarias y simultáneas: la que tenía lugar por vía de tradición y la vinculada a la creación del orden político.

Las inseguridades, el miedo a la reacción de los demás, el temor al rechazo o a las críticas son algunas de las causas más frecuentes que 'alimentan' la timidez.

Derechos Ventajas económicas a largo plazo autor © © All Midales Rascar para la Felicidad. El Ajedrez Documento 14 páginas. Rascar para la Felicidad siempre hablamos con el suficiente conocimiento de los Partdias del otro porque Modalees escuchamos. Los pedazos o tajadas de Rascar para la Felicidad Moodales servían sobre rebanadas de pan para no pasarlos con las manos, y los platos -que se daban solamente a los invitados más importantes- se traían tapados de la cocina, cubriéndose con un paño cada vez que el servido bebía, no fuera a ser que se salpicara la vianda. Deportes y recreación Béisbol Básquetbol Todas las categorías. Copiar enlace. Los actos generosos suelen beneficiar no solo a la comunidad sino también a las personas que los hacen. Modales en Una Partida de Ajedrez - Luis Adalberto Uc Poot - 7292

Video

ASI ERA BENIJU SIN MODALES CUANDO ERA SNIPEADO EN DIRECTO EN CLASH ROYALE 😲

Modales en Partidas - Missing Modales en las partidas. Aquí podeu dir la vostra. Que podem fer per milllorar aquest cassinet virtual? Moderadors: samadona, lafaltaenvide. 6 entrades Cuando nos encontramos en el transcurso de una partida, debemos mostrar un comportamiento adecuado. Que nuestros gestos, formas y palabras sean No metas la mano en el plato. Límpiate con la servilleta. No apoyes los codos. ¿Desde cuándo existen estas normas en la mesa?

La urbanidad en crisis. Cómo cruzar las piernas de forma correcta. Cómo colocar las piernas cuando estamos sentados. Cruzar las piernas de forma elegante. Cómo mejorar nuestra comunicación con los demás. Inteligencia emocional con vídeo.

La cortesía como forma de participación social. Consejos para que los tímidos dejen de serlo con vídeo. Redacción Protocolo y Etiqueta. Se lee en 5 minutos. Lo que más nos separa a los seres humanos es no saber escuchar. No siempre hay que escuchar solo con el oído. La comunicación es una de las habilidades más determinantes de nuestra vida, por no decir que es la más importante.

Escuchar no es lo mismo que oír. Escuchamos poco, en general Si nos fijamos bien la mayoría de la gente escuchamos poco o no sabemos escuchar bien. Muchas personas saben o conocen a las personas que no nos escuchan, pero no a toda la gente que no sabe escuchar se lo decimos.

Por eso es importante que nos lo digan para que podamos esforzarnos en aprender a escuchar. Puede ser un punto de partida para cambiar de actitud. Si preguntamos a la gente la mayoría nos va a responder que sabe escuchar. Pero una cosa es la buena intención y otra la realidad. Los gestos son los que nos dan el mensaje y nos transmiten si una persona nos escucha o no.

Las palabras nos van a decir pocas cosas. Te puede interesar: Cómo prestar atención. Escucha activa Escuchar con los ojos es buscar todo aquello que no nos dicen las palabras. Pero no solo la mirada también la posición o la postura del cuerpo pueden darnos mucha información.

Esta habilidad social la podemos adquirir poco a poco siendo un poco observadores. Podríamos decir que es casi imposible, pero puede que haya alguien sepa cómo hacerlo. Puede que tenga algún entrenamiento.

Pero es fácil que haya algún pequeño gesto que nos pueda delatar. La persona que engaña bien se cree sus propias mentiras.

La falta de atención se puede percibir cuando alguien se distrae con facilidad con su teléfono móvil, con su ordenador, con la gente que se mueve a su alrededor, etcétera. La sinceridad puede estar sobrevalorada cuando puede hacer daño a los demás Autismo social: no escuchar bien No aprendemos nada hablando, aprendemos escuchando.

El que no escucha bien no se relaciona con la gente. Hay gente que solo se relaciona con los demás hablando, sin estar interesado en el verdadero intercambio que es hablar y escuchar. La posición corporal también puede 'delatar' a una persona.

Si entramos en una reunión o vamos a una casa a hacer una visita podemos saber si una persona está abierta a escucharnos o no por su manera de estar sentado. html Ferrán Ramón Cortés invitado del estupendo programa de RTVE "Para todos la 2" nos ofrece una serie de estupendas sugerencias para desarrollar la habilidad de escuchar.

Etiquetas Comunicación y protocolo Consejos-Sugerencias Etiqueta conversaciones protocolo. Su opinión es importante.

Citas Célebres A las personas se las reprende en secreto y se las alaba en público. Otra Cita. Preguntas con Respuesta. Contenido Relacionado. Los regalos tienen como finalidad sorprender y agradar a la persona que los recibe. Por este motivo, deben ser adecuados al momento, el motivo y el destinatario de ese regalo.

Inspirar estima y consideración, tal es el gran objeto de la urbanidad; porque sin este tesoro las relaciones sociales serian una abyección y un suplicio.

Los actos generosos suelen beneficiar no solo a la comunidad sino también a las personas que los hacen. Nuestros gestos y nuestros movimientos comunican. Las manos son muy importante en la comunicación no verbal y gestual. Gracias, es el sustantivo plural de la palabra 'gracia'.

Se utiliza como expresión para agradecer algo a una persona. Las formas o los modales cultivados no reprimen las emociones, sólo las reconducen, con el objetivo de mostrar que la compañía de los otros no nos es del todo indiferente.

Salir de viaje implica algo más que visitar nuevos lugares. Hay que tratar de conocer algunas de las costumbres sociales más habituales que pueden ser de utilidad.

El trato cortés y considerado en nada disminuye la personalidad ni la jerarquía de mando de quien las ostenta. Cruzar las piernas cuando estamos sentados no debe hacerse de cualquier manera.

El lenguaje no verbal puede decir muchas cosas sobre nosotros. La comunicación es una forma de establecer un 'vínculo' con otras personas por medio de palabras, gestos o acciones.

En la tradición occidental, se habían admitido dos vías de participación social complementarias y simultáneas: la que tenía lugar por vía de tradición y la vinculada a la creación del orden político.

Las inseguridades, el miedo a la reacción de los demás, el temor al rechazo o a las críticas son algunas de las causas más frecuentes que 'alimentan' la timidez. Entrada dc. Entrada dv. Entrada ds. Inici Fòrums Suggeriments Modales en las partidas Aquí podeu dir la vostra.

Que podem fer per milllorar aquest cassinet virtual? Ya estoy hasta los mismisimos de encontrarme con lo mismo siempre , partidas imposibles y para rematar " jugadores " irrespetuosos que se rien porque pierdes y porque aun teniendo la partida ganada con los puntos que te juegas , te aumentan la apuesta.

Por muy bien que juegues , por muchas partidas que ganes , con suerte o sin suerte , hay que saber ser un señor en la mesa y adaptarse a la situacion , por desgracia muchos de estos señores ya no juegan aqui. Amunt Sempre!!

By Vulkis

Related Post

4 thoughts on “Modales en Partidas”

Добавить комментарий

Ваш e-mail не будет опубликован. Обязательные поля помечены *